¡El CAN A asciende a liga andaluza!

Por | 05/12/2012

El sábado a las 13.00 horas cuatro valientes integrantes del club Nazarí A comenzaron un largo viaje desde Granada hasta Arriate, un pequeño pueblo de la serranía de Ronda (Málaga). El reto no era en absoluto sencillo, nos tocaba ni más ni menos que con el rival más difícil de los posibles y además nos faltaba un jugador. Sin embargo, nosotros teníamos algo que ellos no, y que al final resultaría decisivo, un GM.

Pero bueno, empecemos por el principio, el miércoles por la tarde conocimos a nuestro rival,el Chaturanga Arriate y se nos ofreció jugar los 2 encuentros allí, uno de ellos a las 17.00 el sábado, y otro el domingo a las 10.00. Después de mucho pensarlo aceptamos la invitación, con el problema añadido de que en el último momento nos falló el que iba a ser nuestro segundo tablero.

Los cuatro integrantes del club éramos: Enrique Rodriguez Guerrero, Ismael Urbano Sierra, Fernando Rueda Delgado y un servidor,los 4 guerreros del club en terreno enemigo.

La primera batalla comenzó a las 17.00 en la biblioteca de la localidad con una buena acogida por parte del club anfitrión que nos invitó a una degustación de algunos dulces típicos de la zona, pero con un frío que dejó a todos los que nos unimos allí con los pies algo fríos. En el plano deportivo, tablas en la 1ª mesa de Enrique, con la incomparecencia en la 2ª, las tablas en la 3ª de Ismael, la victoria en la 4ª de Fernando y la derrota de un servidor en la 5ª, jugando con blancas Enrique, Ismael y yo y con negras Fernando, por lo que al intermedio nos íbamos con el resultado negativo de 2-3, pero aún con vida. A continuación, se nos llevó a una casa rural por cortesía del equipo rival, la cual tenia todo tipo de comodidades y cenamos en uno de los bares del pueblo con alguno de los integrantes del Arriate.

Después de esto pudimos descansar un poco en la casa, encendiendo en primer lugar la chimenea y conjurándonos para remontar el resultado adverso que teníamos, aunque hubo también momentos de cachondeo como el hecho que a las 03.00 del sábado noche andábamos contando chistes.

El domingo tocaba la segunda contienda, con todos nosotros concentrados al máximo en el objetivo del ascenso. Nos levantamos, desayunamos y nos fuimos hacia la biblioteca donde nos esperaban. En la 1ª mesa las cosas parecían que iban bien hasta que Enrique entró en una variante que su rival había preparado al detalle por lo que tuvo que sacar a relucir todo su conocimiento con el que consiguió al final terminar pronto con la victoria en el bolsillo, hecho que dio mucha moral al resto, en la 2ª mesa de nuevo incomparecencia, en la 3ª victoria de Ismael, al hacer una partida bastante seria, en la 4ª otra victoria de Fernando que consiguió un peón al comienzo de la partida y con el que castigó al rival hasta derrotarlo; y otra derrota de un servidor en la 5ª, que gracias a los otros resultados ya no importaba porque habíamos empatado a 5.

Ante este resultado hubo que desempatar por el sistema holandés, que nos fue favorable por 16-14 evitando tener que jugarnos el ascenso a 5 partidas a 10 minutos finish.

A continuación fuimos invitados por el equipo rival a una tapa para demostrar el buen rollo que hubo durante todo el fin de semana. Desde aquí agradecer la acogida y el buen hacer de los integrantes del club rival que en todo momento nos hicieron sentir uno más.

Cuando terminamos nos despedimos de ellos y cogimos el coche de nuevo con la alegría que da el trabajo bien hecho y de habernos sobrepuesto a las adversidades. Al final los casi 400 km de viaje más las 8 horas de ajedrez habían merecido la pena, porque después de todo habíamos conseguido escribir una más de las doradas páginas de nuestro joven pero ambicioso club.

En el plano personal comentar que me quedé con el mal sabor de no poder ayudar al club al no puntuar, pero que la experiencia fue increíble al estar rodeado de tan buenos amigos, porque al fin y al cabo este club es esto, un grupo de amigos que se lo pasan bien con la excusa del ajedrez.

Gracias a todos por hacerme forma parte de esto, y aunque no haya estado al nivel de mis compañeros, prometo trabajar duro para estarlo en futuras ocasiones.

The Chronist (Trabajo no remunerado).